Las 10 cosas que no te dicen cuando dejas de vivir con tus papas

Quien no recuerda las épocas de adolescencia cuando tus papas no te dejaban ir a la fiesta, o bien, tu hora de llegada era a las 12 cual cenicienta y decías: Quiero ser grande e irme a vivir solo para poder hacer lo que yo quiera.

Que equivocados estábamos, pensando que vivir solos era la mejor opción, ya que existen muchas cosas que nadie te dice acerca de vivir solo y las descubres cuando ya estas sin tus papas, aquí un listado de ellas:

1.- ¡Por fin solo! ¿y ahora qué?. Cuando vivías con tus papas era muy común llegar del trabajo o la escuela y encontrar comida caliente, tu cuarto recogido, tu ropa lavada y tu cama esperándote para descansar. Lamentablemente ahora todo esto lo tendrás que hacer tu, llegar cansado y acostarte de inmediato en tu cama ya no es una opción, ahora tendrás que lavar tu ropa, recoger tu cuarto, barrer, trapear y todas las labores domésticas que te puedas imaginar. Y si nadie te dijo tampoco que pagar una empleada doméstica era tan caro, así que ni modo tendrás que hacerlo tú.

2.- ¿Y mi sopita caliente?. Que padre era llegar a tu casa y oler la comida recién hecha por tu mamá y que te dijera: Lávate las manos mijito ya vamos a comer.

Cuando vives solo la sopita que más comes es la que venden en sobres y casi instantánea, llegas del trabajo tan cansado que por tu mente no pasa el hecho de querer cocinar las mil recetas que ves en Pinterest o Tasty,  de hecho buscas lo más fácil y básico para poder alimentar tu ser.

3.- .- Quin….¿Qué?, así es apenas te llega la quincena y ya se va, nadie te dice que ahora tienes que pagar luz, agua, internet y obvio pagar la renta, porque no esperas pedirle dinero a tus papás si ya eres todo un adulto independiente. Muchas veces buscar algún roomie es lo mejor, ya que puedes ayudarte a repartir ciertos gastos.

4.-  Amaras los fines de semana y no exactamente para salir.  No vayas a negar que anhelas el fin de semana para comer la comida de tu mami y quien quita y te manda un poco de esa rica comida que hizo para la semana. Las mamás siempre que las vas a visitar te mandan un tupper con la comida que hizo para que no pases hambre y tengas que comer. ¡Gracias mami!

5.- ¿Liquido o de pasta?, tampoco nadie te dijo que lavar ropa sería tan fácil, puedes ser de las personas prácticas y llevar todo a la lavandería, pero si quieres ser aventurero y lavar tu ropa debes aprender cómo hacerlo para que la ropa no se maltrate o se haga fea, sino gastaras una fortuna en ropa nueva. También es importante saber cada cuando debes lavarla sino se te juntara muchísima y ya no tendrás que ponerte.

6.- .- ¿Se ve muy arrugado? Tampoco nadie te dijo que después de terminar de lavar tooooda tu ropa ahora la tienes que planchar, déjame decirte que las camisas seguramente serán lo que más trabajo te costara planchar, existe cierta ropa que puedes dejar sin planchar, pero casi toda necesitara ser planchada.

7.-¿Recuerdas cuándo fue la última vez que viste un refri lleno? Seguramente cuando vivías con tus papás, nadie te dijo que ir al súper era tan caro y tan cansado, aún recuerdo cuando iba al súper con mis papas y aventaba todo al carrito sin ver su precio, cuando vives solo las cosas cambian ya que puedes gastar toda una fortuna en cosas que ni necesitas, o bien, solo compraras las esenciales ya que no alcanza para todo.

8.-¡Hola de nuevo señor repartidor de comida rápida! Sin duda alguna la comida rápida se convertirá en tu mejor aliado cuando mueres de hambre y no hay nada en tu refri para comer, amaras mucho Uber eats sin duda alguna, solo recuerda cuidar un poco tu alimentación ya que si comes muy seguido comida rápida no dudes en que en un par de meses terminaras rodando.

9.- Es hora de madurar… Si ya tomaste la decisión de independizarte es porque te sientes lo suficientemente maduro, habrá días en los que le marcaras 20 mil veces a tu mamá para preguntarle hasta lo más esencial, pero una vez que ya decidiste vivir solo no hay marcha atrás y deberás aprender a resolver todos tus problemas tu solo.

10.- Amaras tu soledad, una vez que ya estas instalado en tu espacio y haz acomodado cuando hacer las labores domésticas, o bien, haz decidido jamás hacerlas, amaras tu soledad y poner tus propias reglas, ya no habrá nadie que te diga que debes hacer tu cama o recoger tu cuarto.

Por: Brianda Elizalde.

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *